Los latinismos

latinajo

Según la RAE, un latinismo es un préstamo procedente del latín.

Aunque la Academia nos recomienda usarlos lo menos posible cuando podamos utilizar el equivalente en nuestra lengua, no son pocas las veces que nos sacan de un apuro.

Y nosotros, a cambio, les pagamos el favor que nos hacen escribiéndolos incorrectamente.

Aquí os dejamos los más utilizados, por orden alfabético, con su verdadero significado y con su ortografía correcta.

Sigue leyendo

Anuncios

¿Qué son las comillas de continuación?

 

Unknown

Una duda que suele surgir a la hora de escribir ficción, y que no siempre el escritor novel soluciona bien, es el caso en el que en un diálogo uno de los personajes comienza a hablar, y habla, y sigue hablando, y no para… o también la situación en la que un personaje da un discurso o una conferencia.

Es decir, aquellos momentos  en los que la parte de diálogo de uno de los personajes es tan amplia que ocupa varios párrafos. ¿Cómo hay que puntuar este diálogo? Sigue leyendo

Apenas un esbozo acerca de los plurales de los nombres compuestos

images

Trataremos hoy el apasionante mundo de los plurales en los nombres compuestos, que en algunos casos generan importantes dudas y acarrean errores en la escritura.

  • En los nombres compuestos de una sola palabra, se pluraliza únicamente el último elemento: bocamanga – bocamangas.
  • Cuando los dos sustantivos se escriben separados pero constituyen una unidad léxica en la que el segundo elemento aporta información determinativa, solo se marca el plural en el primero: año luz – años luz.
  • Cuando el segundo sustantivo adjetiva al primer sustantivo, cabe la posibilidad de poderlos pluralizar: aviones nodriza – aviones nodrizas.
  • También ocurre esto con los colores según actúen como adjetivos o sustantivos: falda verde – (sustantivo) faldas verde – (adjetivo) faldas verdes.
  • Los sustantivos macho y hembra, cuando modifican a otro sustantivo, no se pluralizan: tigre macho – tigres macho.
  • Los compuestos de nombre y verbos habitualmente se forman con sustantivos en plural, en ese caso no se pluraliza: el sacacorchos – los sacacorchos. En el caso de que el sustantivo sea singular, se hará el plural como lo hace dicho sustantivo: el tragaluz – los tragaluces.
  • El resto de compuestos nominales que se suelen formar en una palabra se ajustan a las reglas generales: avemarías, malentendidos… esto también es de aplicación en grupos sintácticos complejos del tipo: tentempiés, hazmerreíres…
  • Como excepción podemos citar las palabras «cualquiera» y «quienquiera» siempre en uso nominal: cualesquiera y quienesquiera. Como vemos, se pluraliza el primer elemento.

Espero que esto haya resultado de cierta utilidad.

Este tema es bastante más amplio, pero eso impediría que esta entrada fuera apenas un esbozo, y no.


Si eres escritor o bloguero literario quizás te interese el Escaparate de Lector Cero

lectorcero.com correctores ortotipográficos y de estilo

Brevísima explicación sobre la ortografía de los prefijos

images

Es una duda ortográfica muy habitual la manera en la que debemos escribir las palabras que llevan un prefijo.

Veamos los distintos casos que se nos pueden presentar:

  • Se escriben en una sola palabra cuando el prefijo afecta a una base univerbal (constituida por una sola palabra): exmilitar, precontrato, proamericano, supercutre, antifascista, infrahumano…
  • El prefijo se escribe separado cuando la base es pluriverbal: anti pena de muerte, pro derechos humanos, ex primer ministro…
  • Se escribe con guion cuando la base es una palabra que comienza con mayúscula: anti-OTAN, mini-USB, pro-Obama… También se separa con guion cuando la base es un número: super-8, sub-21…

Por tanto, cómo se escriben estas palabras no depende del prefijo, sino de la base a la que afecta el prefijo.

No quería terminar esta entrada sin indicar que la palabra «súper» lleva tilde: «Voy a comprar al súper«, en cambio el prefijo «super-» no lleva tilde: «superpoderoso». Son palabras distintas.

Gracias por su atención.


Si eres escritor o bloguero literario quizás te interese el Escaparate de Lector Cero

lectorcero.com correctores ortotipográficos y de estilo

Apunte a vuelapluma sobre el queísmo

queísmo

Es curioso cómo se pone especial cuidado en no caer en el dequeísmo y este exceso de celo lleva a otro error gramatical: el queísmo. Pero vayamos por partes:

El dequeísmo consiste en el uso indebido de la preposición de delante de la conjunción que cuando la preposición no viene exigida por ninguna palabra del enunciado. Por ejemplo: «Me dijo de que se van a casar» es incorrecto.

La cosa se complica porque sí hay palabras que exigen esa preposición. Por ejemplo: «Tengo ganas de que llegue el verano» es correcto.

El queísmo es, precisamente, la supresión indebida de una preposición (generalmente de) delante de la conjunción que, cuando la preposición viene exigida por alguna palabra del enunciado.

Por lo tanto, las siguientes frases son incorrectas porque falta la preposición:

  • «Me alegro que seas feliz» (alegrarse de algo)
  • «Se acordó que tenía que ir a clase» (acordarse de algo)
  • «Insistió que nos quedáramos en su casa» (insistir en algo)

Una forma sencilla para no caer en el queísmo es transformar la frase enunciativa en interrogativa, si la pregunta requiere de la preposición al inicio, entonces deberemos conservarla en la frase enunciativa:

«Estoy seguro que vendrá» ¿De qué estoy seguro? Por tanto el ejemplo es un caso de queísmo, lo correcto sería: «Estoy seguro de que vendrá».

Este tema es bastante más extenso, ya llegará el momento de profundizar en él.

Espero de que te haya sido útil (perdón). Espero que te haya sido útil.


Si eres escritor o bloguero literario quizás te interese el Escaparate de Lector Cero

lectorcero.com correctores ortotipográficos y de estilo

Las comillas, ¡menuda pareja!

comillas

Hoy veremos, de forma resumida, cómo han de utilizarse las comillas.

Hay tres tipos de comillas, a saber:

  • Comillas angulares, latinas o españolas (« »)
  • Comillas inglesas (” “)
  • Comillas simples (‘ ’)

En textos impresos siempre deberemos utilizar las comillas angulares, y solo en el caso en el que haya un texto entrecomillado dentro de otro, se utilizarán las comillas inglesas e incluso, en tercer lugar, las simples.

Las comillas han de usarse en los siguientes casos:

  • Para reproducir citas textuales. Cuando se intercale un comentario realizado por el transcriptor, este se hará utilizando rayas (nunca guiones): «La buena educación ―como decía Mark Twain―, consiste en esconder lo bueno que pensamos de nosotros y lo malo que pensamos de los demás».
  • En las obras literarias de carácter narrativo, los textos que reproducen de forma directa los pensamientos de los personajes: «¡A quién se le ocurre!», pensó Lucía.
  • Para indicar que una palabra o expresión es impropia, vulgar o se utiliza irónicamente o con un sentido especial: ¡Estoy harto de Luis! Lo sabe todo, es un «listo».
  • Para los extranjerismos no deben utilizarse las comillas, se aconseja el uso de la letra cursiva.

También es importante cómo utilizar las comillas en relación con el resto de signos de puntuación.

  • Los signos de interrogación y exclamación se escriben dentro de las comillas: «¿A quién se le ha ocurrido esa locura?», preguntó.
  • El punto y la coma, se escribirán detrás de las comillas de cierre cuando el texto entrecomillado ocupe la parte final de un enunciado o de un texto: «Aquí ya no pinto nada». Y se fue.

Hasta aquí esta breve aclaración sobre las comillas y su circunstancia.

lectorcero.com Correctores de estilo y ortotipográficos.