NO LAS CONFUNDAS: HOMÓLOGO/HOMÓNIMO

Muchas veces vemos en la prensa (y en algunos libros, como me ha sucedido a mí últimamente) estas dos palabras mal utilizadas, alternándolas como si su significado fuese el mismo, y es diferente.

 

 

homólogo

 

Homólogo es el que ejerce un cargo equivalente: «El ministro de Justicia se reunió con su homólogo francés para firmar el acuerdo contra el terrorismo yihadista». Y en algunos medios leemos en ocasiones: «El ministro de Justicia se reunió con su homónimo francés para firmar el acuerdo contra el terrorismo yihadista». En este caso no se habrían reunido dos ministros de Justicia, sino dos personas con el mismo nombre.

Homónimo referido a personas es que tienen el mismo nombre y referido a palabras que se pronuncian igual pero tienen un significado distinto: «Cuando vino nos trajo una botella de vino».

En los homónimos, podemos distinguir:

  • Los homónimos perfectos se escriben y se pronuncian igual:
    • Sierra: herramienta y accidente físico
    • Cuarto: número ordinal y habitación
  • Los homónimos imperfectos se escriben de distinto modo, pero se asemejan en la pronunciación:
    • Acervo (conjunto de cosas) y acerbo (cruel)
    • Hatajo (ganado) y atajo (senda)
    • Con jugo y conjugo
    • A punto y apunto

 

Anuncios

PALABRAS HOMÓFONAS: ESPIRAR/EXPIRAR

Según la RAE, una palabra homófona es aquella que suena igual que otra, pero que tiene distinto significado y puede tener distinta grafía.

En castellano tenemos muchos ejemplos de este tipo. Como su pronunciación es idéntica nos puede llevar a cometer faltas de ortografía en su utilización.

 

 

espirar

 

La palabra espirar significa expeler el aire respirado: «El médico me pidió que inspirara y espirara para medir mi capacidad pulmonar»); y, también, exhalar: «La cocina  espiraba un fuerte olor a lejía», .

expirar es morir o acabar: «Hoy expira el plazo de presentación de instancias».

 


 

Si eres escritor o bloguero literario quizás te interese el Escaparate Literario.

lectorcero.com Servicios para escritores

 

 

Palabras homófonas: deshecho/desecho

Según la RAE, una palabra homófona es aquella que suena igual que otra, pero que tiene distinto significado y puede tener distinta grafía.

En castellano tenemos muchos ejemplos de este tipo. Como su pronunciación es idéntica nos puede llevar a cometer faltas de ortografía en su utilización.

 

desecho

 

La palabra deshecho es el participio del verbo deshacer: «El juez sospecha que podría haberse deshecho de todas las pruebas».

Desecho, por el contrario, es un sustantivo que proviene del verbo desechar: «El Gobierno aprobó una ley sobre recogida y tratamiento de desechos sólidos».


 

Si eres escritor o bloguero literario quizás te interese el Escaparate Literario.

lectorcero.com Servicios para escritores

 

 

Los latinismos

latinajo

Según la RAE, un latinismo es un préstamo procedente del latín.

Aunque la Academia nos recomienda usarlos lo menos posible cuando podamos utilizar el equivalente en nuestra lengua, no son pocas las veces que nos sacan de un apuro.

Y nosotros, a cambio, les pagamos el favor que nos hacen escribiéndolos incorrectamente.

Aquí os dejamos los más utilizados, por orden alfabético, con su verdadero significado y con su ortografía correcta.

Sigue leyendo

Cómo escribir números. ¿Cifras o letras?

numeros.jpg

Una duda muy habitual a la hora de escribir un número es si debemos hacerlo con palabras o con cifras.

La RAE indica que, como norma general, en obras literarias resulta preferible y más elegante, salvo que se trate de números muy complejos, el empleo de palabras en lugar de cifras.

No obstante nos da unas recomendaciones generales al respecto:

Se escribirán preferentemente con letras:

  • Los números que pueden expresarse en una sola palabra: Tengo treinta años, habría allí unas quinientas personas…
  • Los números redondos que pueden expresarse en dos palabras: Robaron cien mil euros, el premio fue de dos millones
  • Los números que se expresan en dos palabras unidas por la conjunción «y», (hasta noventa y nueve): Cumplió cuarenta y cinco años.
  • Todos los números aproximados o los usados con intención expresiva: ¡Te lo he dicho mil millones de veces!
  • Los números que forman parte de locuciones o frases hechas: No hay dos sin tres, vaya tres patas para un banco…
  • Es preferible escribir con letras los números de unidades de medida cuando estos no están escritos en abreviatura: la casa estaba a tres kilómetros de la carretera.

En cambio deberemos escribir con cifras en los siguientes casos:

  • Los números que para escribirlos necesitaríamos cuatro o más palabras: Valladolid tiene 306 830 habitantes.
  • Los números referidos a unidades de medida, cuando van seguidos del símbolo correspondiente: La temperatura es de 15 ºC.
  • Los números seguidos de la abreviatura del elemento que cualifican: Este libro tiene más de 500 págs.
  • Los números pospuestos al sustantivo al que se refieren (expresado o no mediante abreviatura), usados para identificar un elemento concreto dentro de una serie: Habitación 203, gráfica 4…
  • Cuando escribamos números de más de cuatro cifras, estas las agruparemos de tres en tres, empezando por la derecha, y separando los grupos por espacios en blanco: (1 567 998). No se separan con comas ni con puntos. Cuando el número tiene cuatro cifras no hay que separar las cifras: (8557).

Estos son los casos que creemos que más se le pueden presentar al escritor de ficción. Espero que te haya servido de ayuda.


Si eres escritor o bloguero literario quizás te interese el Escaparate Literario

lectorcero.com correctores ortotipográficos y de estilo