Los latinismos

latinajo

Según la RAE, un latinismo es un préstamo procedente del latín.

Aunque la Academia nos recomienda usarlos lo menos posible cuando podamos utilizar el equivalente en nuestra lengua, no son pocas las veces que nos sacan de un apuro.

Y nosotros, a cambio, les pagamos el favor que nos hacen escribiéndolos incorrectamente.

Aquí os dejamos los más utilizados, por orden alfabético, con su verdadero significado y con su ortografía correcta.

Sigue leyendo

Anuncios

Cómo escribir números. ¿Cifras o letras?

numeros.jpg

Una duda muy habitual a la hora de escribir un número es si debemos hacerlo con palabras o con cifras.

La RAE indica que, como norma general, en obras literarias resulta preferible y más elegante, salvo que se trate de números muy complejos, el empleo de palabras en lugar de cifras.

No obstante nos da unas recomendaciones generales al respecto:

Se escribirán preferentemente con letras:

  • Los números que pueden expresarse en una sola palabra: Tengo treinta años, habría allí unas quinientas personas…
  • Los números redondos que pueden expresarse en dos palabras: Robaron cien mil euros, el premio fue de dos millones
  • Los números que se expresan en dos palabras unidas por la conjunción «y», (hasta noventa y nueve): Cumplió cuarenta y cinco años.
  • Todos los números aproximados o los usados con intención expresiva: ¡Te lo he dicho mil millones de veces!
  • Los números que forman parte de locuciones o frases hechas: No hay dos sin tres, vaya tres patas para un banco…
  • Es preferible escribir con letras los números de unidades de medida cuando estos no están escritos en abreviatura: la casa estaba a tres kilómetros de la carretera.

En cambio deberemos escribir con cifras en los siguientes casos:

  • Los números que para escribirlos necesitaríamos cuatro o más palabras: Valladolid tiene 306 830 habitantes.
  • Los números referidos a unidades de medida, cuando van seguidos del símbolo correspondiente: La temperatura es de 15 ºC.
  • Los números seguidos de la abreviatura del elemento que cualifican: Este libro tiene más de 500 págs.
  • Los números pospuestos al sustantivo al que se refieren (expresado o no mediante abreviatura), usados para identificar un elemento concreto dentro de una serie: Habitación 203, gráfica 4…
  • Cuando escribamos números de más de cuatro cifras, estas las agruparemos de tres en tres, empezando por la derecha, y separando los grupos por espacios en blanco: (1 567 998). No se separan con comas ni con puntos. Cuando el número tiene cuatro cifras no hay que separar las cifras: (8557).

Estos son los casos que creemos que más se le pueden presentar al escritor de ficción. Espero que te haya servido de ayuda.


Si eres escritor o bloguero literario quizás te interese el Escaparate Literario

lectorcero.com correctores ortotipográficos y de estilo

 

 

Brevísima explicación sobre la ortografía de los prefijos

images

Es una duda ortográfica muy habitual la manera en la que debemos escribir las palabras que llevan un prefijo.

Veamos los distintos casos que se nos pueden presentar:

  • Se escriben en una sola palabra cuando el prefijo afecta a una base univerbal (constituida por una sola palabra): exmilitar, precontrato, proamericano, supercutre, antifascista, infrahumano…
  • El prefijo se escribe separado cuando la base es pluriverbal: anti pena de muerte, pro derechos humanos, ex primer ministro…
  • Se escribe con guion cuando la base es una palabra que comienza con mayúscula: anti-OTAN, mini-USB, pro-Obama… También se separa con guion cuando la base es un número: super-8, sub-21…

Por tanto, cómo se escriben estas palabras no depende del prefijo, sino de la base a la que afecta el prefijo.

No quería terminar esta entrada sin indicar que la palabra «súper» lleva tilde: «Voy a comprar al súper«, en cambio el prefijo «super-» no lleva tilde: «superpoderoso». Son palabras distintas.

Gracias por su atención.


Si eres escritor o bloguero literario quizás te interese el Escaparate de Lector Cero

lectorcero.com correctores ortotipográficos y de estilo

Apunte a vuelapluma sobre el queísmo

queísmo

Es curioso cómo se pone especial cuidado en no caer en el dequeísmo y este exceso de celo lleva a otro error gramatical: el queísmo. Pero vayamos por partes:

El dequeísmo consiste en el uso indebido de la preposición de delante de la conjunción que cuando la preposición no viene exigida por ninguna palabra del enunciado. Por ejemplo: «Me dijo de que se van a casar» es incorrecto.

La cosa se complica porque sí hay palabras que exigen esa preposición. Por ejemplo: «Tengo ganas de que llegue el verano» es correcto.

El queísmo es, precisamente, la supresión indebida de una preposición (generalmente de) delante de la conjunción que, cuando la preposición viene exigida por alguna palabra del enunciado.

Por lo tanto, las siguientes frases son incorrectas porque falta la preposición:

  • «Me alegro que seas feliz» (alegrarse de algo)
  • «Se acordó que tenía que ir a clase» (acordarse de algo)
  • «Insistió que nos quedáramos en su casa» (insistir en algo)

Una forma sencilla para no caer en el queísmo es transformar la frase enunciativa en interrogativa, si la pregunta requiere de la preposición al inicio, entonces deberemos conservarla en la frase enunciativa:

«Estoy seguro que vendrá» ¿De qué estoy seguro? Por tanto el ejemplo es un caso de queísmo, lo correcto sería: «Estoy seguro de que vendrá».

Este tema es bastante más extenso, ya llegará el momento de profundizar en él.

Espero de que te haya sido útil (perdón). Espero que te haya sido útil.


Si eres escritor o bloguero literario quizás te interese el Escaparate de Lector Cero

lectorcero.com correctores ortotipográficos y de estilo

Los personajes hablan, escúchalos

images

En la vida real no conocemos a alguien hasta que no le oímos hablar, lo mismo pasa en la ficción. Los diálogos tienen mucha importancia y son trascendentales en el proceso de lectura y, por tanto, para que el lector pueda empatizar y creerse a un personaje o no.

Vamos a apuntar alguna técnica que se nos antoja interesante para lograr que tus diálogos y tus personajes sean muy reales:

  • Escucha a escondidas: Sí, como lo has oído, escuchar diálogos por la calle, en el autobús, en la cola de la frutería… nos dará ideas muy interesantes. Cambia los autores reales por tus personajes. Experimenta.
  • Convive con tus personajes: Imagínate a tus personajes a tu lado mientras esperas el metro, mientras estás en la sala de espera del dentista… ¿cómo actuarían en esas situaciones? Así les podrás dotar de una personalidad más compleja.
  • Lee en voz alta tus diálogos, analiza si te convence lo que oyes; incluso representa el diálogo con otra persona, escucha cómo suena.
  • Los personajes han de tener un registro, el suyo. Todas las personas hablamos de forma peculiar, cada uno tenemos nuestro estilo: nuestras coletillas, nuestro vocabulario… Haz que tus personajes también lo tengan.
  • Las frases, normalmente, han de ser cortas. Solo en situaciones muy puntuales soltamos una perorata;. Frases cortas.
  • Recuerda que los adverbios tienen sentido si cambian el significado de la palabra que modifican, si no es así, prescinde de ellos. P.ej: «Te voy a matar, le dijo cariñosamente».

Camina con tus personajes por la calle, hacia tu trabajo, a hacer deporte… escucha sus voces en tu cabeza.

Bienvenido a la locura.

lectorcero.com

Correctores de estilo y ortotipográficos