Somera explicación sobre el uso de las flechas de nuestro carcaj: los adverbios

carcaj

Sabemos que nada es lo que parece, que todo depende del color del cristal con qué se mire, que ante un mismo hecho cada persona lo interpreta de una manera; así, cuando escribimos, tenemos el inmenso poder de que una escena que aparentemente es algo, lo podamos cambiar con un golpe certero, con una flecha: el adverbio.

Me explico. El adverbio es una palabra que modifica a un verbo, a un adjetivo o a otro adverbio. Pero cuidado, ha de ser utilizado de manera sutil, no podemos abusar de él. Se trata de utilizar los adverbios de forma que mientras se lee, no se repare en ellos, pero que su presencia sea fundamental para transmitir lo que realmente queremos. Los adverbios han de ser pocos y concisos

El problema es que solo tenemos una oportunidad, hay que sacar con sigilo la flecha, armar el arco, apuntar y disparar; no podemos fallar, no podremos utilizar otra flecha para solucionar nuestro error con la primera, tenemos flechas limitadas, no podemos cargar a la espalda nuestro carcaj con cientos de flechas. Así, no podemos lastrar nuestros textos con multitud de adverbios, debemos asegurarnos que cuando lancemos un adverbio, este dé en el blanco.

Veamos un ejemplo que tomo prestado:

«Unas ráfagas súbitas hacían volar las hojas, y las primeras gotas empezaron a caer del cielo plomizo. Luego el viento cesó y una lluvia torrencial se abatió sobre ellos. Caminaban ahora penosamente, tan deprisa como podían, sobre matas de pasto, atravesando montones espesos de hojas muertas, y alrededor de ellos la lluvia crepitaba y se deslizaba corriendo por el suelo. No hablaban, pero no dejaban de mirar atrás y a los costados.»

La Comunidad del Anillo (1955), J.R.R. Tolkien

Lee este fragmento sin el adverbio «penosamente»el significado del texto cambia totalmente: sin el adverbio se pensaría que los componentes del grupo, a pesar de las condiciones atmosféricas, caminan contentos, con ánimo y sin flaquear; en cambio el adverbio nos sitúa en una situación completamente distinta. Tolkien dio en el blanco con un solo disparo.

(Ejemplo y explicación tomados del libro Escribir, crear, contar de Mateo Coronado)

lectorcero.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s