LA ELECCIÓN DE LAS PALABRAS

Unknown-1

Los ladrillos de nuestros textos dotados de significado por sí mismos son las palabras y es fundamental seleccionarlas bien para que un escrito llegue a transmitir lo que realmente queremos.

Más a menudo de lo que pudiera parecer, me encuentro con textos en los que las palabras están mal elegidas, por un motivo tan simple como que no significan lo que el autor ha querido decir. En muchas ocasiones nos suena que un palabra significa algo que realmente no se corresponde con su significado real. Por ello antes de emplear una palabra, debemos asegurarnos de que esta sirve para expresar lo que realmente queremos comunicar.

Pero al margen de este error, hay varios más en los que debemos poner especial cuidado:

  • Conocer bien las propiedades sintácticas y semánticas de las palabras utilizadas. Debemos prestar especial atención a su función gramatical, a su género y número y a sus posibles connotaciones de significado.
  • Es necesario tender, cuando escribimos, a la sencillez en la elección de los términos, con objeto de potenciar así la concisión, claridad y naturalidad del texto. Antonio Machado, para criticar la artificiosidad  del lenguaje, indicaba que Los eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa se puede decir, con mayor sencillez, Lo que pasa en la calle.
  • Es de especial importancia huir de los tópicos que acentúan la rigidez del lenguaje. Me refiero tanto a los epítetos (blanca nieve, máxima urgencia…) como giros lingüísticos mil veces utilizados como poner un broche de oro o ser recibido en loor de multitudes. Aconsejo poner especial cuidado en este aspecto durante el proceso de aprendizaje y perfeccionamiento de la lengua escrita, debemos evitar estos lugares comunes que hacen del idioma un código de comunicación rígido y estanco, y obstaculizan la originalidad de nuestros textos.
  • También debemos evitar la repetición de palabras o derivados de un mismo vocablo, nuestro idioma presenta una sobresaliente riqueza polisémica y sinonímica, que permite evitar este error. Si bien es muy válido utilizar estas repeticiones cuando se persiga una finalidad estilística que potencie la fuerza del mensaje, para ello podemos utilizar las siguientes figuras literarias de repetición: aliteración, anáfora, anadiplosis, concatenación, epanadiplosis, epífora, paralelismo, pleonasmo, polipote, paranomasia, polisíndeton y reduplicación.
  • Por último, debemos fijarnos en el contexto a la hora de utilizar las palabras que mejor se adecuan a dicho marco. Por ejemplo, algunos adjetivos como ebúrneo o silente se acoplan perfectamente a un registro literario, pero no así a un nivel coloquial.

Prestemos mucha atención a estos aspectos para lograr que nuestras obras sean precisas y originales, por tanto de más calidad.

lectorcero.com

Anuncios

4 comentarios en “LA ELECCIÓN DE LAS PALABRAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s