EL ESCRITOR CON OFICIO

3-Como-ser-un-buen-escritor

Los que escribimos (mucho o poco, mejor o peor), creo que todos, leemos disfrutando a la vez que estudiamos inconscientemente al escritor y, al menos quien escribe esto, siempre aprendiendo.

Quería centrarme en esos casos en los que el escritor sin ser muy conocido ni, por supuesto, reconocido; notamos que nos lleva por donde él quiere sin que apenas nos demos cuenta, eso es lo que se llama un escritor con oficio.

El oficio es una cosa que se aprende, y se aprende leyendo. Veamos una característica del escritor con oficio: sabemos que es fundamental que en las primeras páginas de nuestra historia el lector conozca a nuestros personajes, al menos al protagonista. Para que el lector conozca bien a un personaje, el escritor con oficio no nos explica cómo es, nos lo muestra. El lector entenderá mejor cómo es nuestro protagonista si, en lugar de escribir que es descuidado, contamos que: “cuando llegó al trabajo reparó en que llevaba un calcetín de cada color, no era la primera vez”. Resumiendo: “No expliques, muestra”.

Por supuesto que cualquiera puede ponerse a escribir y que le salga algo bueno, o coger unos pinceles y crear un cuadro interesante, pero conociendo el oficio es mucho más fácil y, sobre todo, no se va tropezando hasta que, accidentalmente, se da con algo de cierta calidad.

Por otra parte también se corre el riesgo de querer romper todas las normas del oficio y hacer algo totalmente distinto, esto está muy bien, pero no olvidemos que para romper las normas es necesario conocerlas. Es aconsejable aprender a andar antes de correr. Picasso pintó mucho y aprendió su oficio antes de crear el Guernica o Las Señoritas de Avignon, no olvidemos esto.

Podríamos decir que el oficio de escritor se compone de cinco pilares: personajes, trama, diálogos, punto de vista y tema. Intentemos dominar estos aspectos del oficio antes de lanzarnos sin red a escribir el Ulises de Joyce.

Como ya dije más arriba, el oficio de escritor se aprende leyendo; lee lo que desees, nunca se sabe de dónde sacarás algo útil. Si lees algo que te deja frío, plantéate qué carencias tiene ese texto, qué le falta o qué le sobra y en cuál de los cinco pilares cojea, luego lleva lo aprendido a tus textos. Reflexionando y aplicando todo esto, irás viendo cómo logras que de la nada surgen historias que consiguen atrapar a los lectores, solo con tus palabras. Y de eso se trata, ¿no?

lectorcero.com

Anuncios

Un comentario en “EL ESCRITOR CON OFICIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s