LAS CLAVES DE UN BUEN ESTILO

PLUMA Y TINTERO

Las cualidades estilísticas necesarias para una buena redacción podemos resumirlas en los siguientes criterios:

  • Coherencia: relación que podemos establecer entre todas las partes que componen un todo. En el caso de la escritura, la coherencia es el respeto por la organización lógica de las ideas, para que el proceso de comunicación esté garantizado.
  • Unidad: consecuencia evidente del concepto anterior. Si nuestro texto es coherente, estaremos en el camino correcto para conseguir un texto unitario o “redondo”. Aunque la misma idea puede expresarse de muy diversas formas, siempre habrá una que se adapte mejor al contenido de nuestro escrito.
  • Naturalidad: es la que traduce sobre el papel nuestra personalidad individual. Debemos aspirar a una forma de expresión natural, que evite la rigidez y permita que el texto fluya de manera libre y espontánea.
  • Originalidad: debe fundamentarse en la creación de un estilo único, propio, personal y exclusivo.
  • Concisión: no tiene que ser sinónimo de estilo lacónico o sucinto. Al contrario, su función es la eliminación de la verborrea excesiva, las redundancias prescindibles o los contenidos superfluos. La concisión y la precisión no pueden menoscabar nunca la riqueza expresiva.
  • Claridad: las ideas que expresemos deben reflejar lo que queremos comunicar y no pueden ser malinterpretadas. Debemos luchar contra la anfibología o la ambigüedad, principales enemigos de la claridad, que atentan contra la coherencia y la lógica del texto. La claridad se puede entender también como la condición que posibilita una comprensión fácil y rápida de las ideas que se expresan en un texto. Tener que releer un párrafo porque no se ha entendido bien lo que el autor pretendía comunicar, es un signo inequívoco de que la exposición de ideas no ha sido la adecuada.
  • Propiedad: encontrar el término justo para expresar un concepto, evitando las explicaciones demasiado extensas, que suelen alterar el ritmo natural de la escritura.
  • Corrección: que no se limita únicamente al respeto de las reglas gramaticales y léxicas, sino que afecta a otros aspectos del lenguaje, como la armonía (redundancias, cacofonías…) y la pureza (barbarismos, neologismos, extranjerismos…).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s